jueves, 10 de septiembre de 2009

Eramos pocos...



...Y apareció Ariel. Es una perra hermosa, y se llama así por La Sirenita (el personaje de Disney).
Todavía no juega con Francisco porque tenemos miedo de que lo muerda jugando, ya que es muy cachorra, pero Emilia la hace correr todo el día, o al revés.
La reina está muy contenta y habla todo el día de ella.
Para nosotros, los papás, nos queda un largo camino tratando de que Ariel aprenda, de a poco, a no romper nada, sin volvernos demasiado locos.


Publicar un comentario