domingo, 11 de julio de 2010

Así pasó otro día

Tomás vino a visitarnos. En realidad tenia que hacer un trámite personal y le pedí que me acompañe. Por suerte lo hizo, y su opinión me sirvió de mucho.
Después por supuesto, malcriamos a Francisco.
Publicar un comentario