miércoles, 6 de enero de 2010

Ya pasó

Es tiempo de balances, tiempo de mirar atrás y ver el año que pasó, y pasó demasiado rápido.
Fué un año con mucho ajetreo, mucha lucha, mucha tristeza, y mucha alegría.
Lo importante es que creo que aprendí a pedir ayuda, a escuchar, un poquito, y ser escuchado.
Aprendí que nada es para siempre, ni siquiera la tristeza.
Encontré que hay mucha gente que se preocupa, sin compromisos, por todo lo que nos pasa. También en las Obras Sociales y clínicas nos solucionaron muchos de los problemas, y nos hicieron las cosas más fáciles en los momentos más difíciles.
Por supuesto, la familia siempre esta ahí, dónde los necesito. Creo que no me alcanzaría el tiempo ni las palabras para agradecerles.
Los médicos, terapistas, quinesiólogos que ven a Fran todos los días y hacen todo lo posible porque mejore día a día.
Sé que éste nuevo año va a traer nuevos desafíos, pero le vamos a dar batalla, con fuerza y pasión.
Tenemos lo necesario para poder hacerlo: AMOR. No necesitamos nada más.
Publicar un comentario