miércoles, 3 de diciembre de 2008

Reflección


Hay dos maneras de ver las cosas: blancas o negras, bien o mal, alegría o tristeza, avances o retrocesos, agradecer o quejarse. No hay medios. Yo trato de elegir las primeras maneras. No es el camino más fácil, y no siempre puedo, pero me hace afrontar la vida y el destino sin resentimientos.
Publicar un comentario