viernes, 25 de febrero de 2011

Papá, estoy cansado!

Pobre Rey, después de tanto tiempo (por su gran resfrío) lo volví a poner en el bipedestador, y al ratito empezó a protestar.
Me parece que ya se había olvidado lo que era hacer ejercicios. Porque, como ya está mucho mejor, volvimos a la rutina de ejercicios, estimulaciones y tomar agua, que ya lo hace mucho mejor.
Así que: perdón Fran, pero hay que trabajar!.

Publicar un comentario